CENTRO CULTURAL PUERTAS DE CASTILLA (SALA AUDIOVISUAL)

Fechas: 6-28 de marzo de 2014

NACER KHEMIR: LOS SESENTA NOMBRES DEL AMOR, 2014

Proyección continua de 5 películas de Nacer Khemir en DVD. Exposición de obras caligráficas en tela. Muestra de 19 libros impresos del autor.

Con motivo de la entrega del Premio Barzaj 2014 (premio a la creación inspirada en la obra de Ibn Arabi) al internacionalmente reconocido cineasta, narrador y artista plástico tunecino Nacer Khemir, se presenta la exposición Los sesenta nombres del amor que integra tres dimensiones centrales en la trayectoria artística del creador: su labor como autor e ilustrador de libros, su obra como artista plástico y su trabajo como director de cine y documentalista.

Entre los esquimales hay sesenta palabras para nombrar la nieve. Entre los árabes hay sesenta palabras para nombrar el amor. Si se sabe que las diferentes palabras para nombrar el amor provienen del léxico del desierto, se entiende mejor la proximidad del amor y de la muerte. Cuando se pierde el camino en esta inmensa extensión del alma, también se pierde la vida. El amante en estado de desertización ya no tiene acceso a su propia fuente. Así, las palabras de amor nos hablan de perdición y abismo: el Amor como errancia absoluta.

En mi película El collar perdido de la paloma, el estudiante de caligrafía Hasan está buscando los nombres del amor. Esta búsqueda se ha convertido también en la mía, de modo que he seguido haciendo preguntas por todas partes a esos nombres que, en algunos casos, llegan a tener hasta ocho significados diferentes. Bajo su velo de silencio y olvido, se perfila una insospechada sutileza de sentimientos amorosos. De tanto preguntarles por sus sentidos, he llegado a encontrarme a mí mismo repitiéndolos, como las palabras que salmodian los derviches mientras desgranan sin fin las cuentas de sus rosarios. Al no tener rosario, cogí mi pincel. Así la palabra salmodiada se transformó en caligrafía.

Con la caligrafía sobrevino la necesidad de recurrir a la tintura. El arte de la tintura caligráfíca está presente en la memoria de China, de Japón y del Tíbet, así como en la memoria de la Arabia preislámica, donde se colgaban tapices con poemas caligráficos en letras de oro alrededor de la Kaaba. Las tinturas entretejen palabras y signos, repetidos sobre índigo hasta el infinito, a la par desierto y mortaja, letanías modeladas por la mano y salmodiadas por el corazón.

Nacer Khemir

PROGRAMA DE PROYECCIONES

“Bab’ Aziz”, 96’, 2005; “El collar perdido de la paloma”, 86’, 1991; “Los peregrinos del desierto”, 95’, 1984; “Sherezade”, 81’, 2011; “El alfabeto de mi madre”, 30’, 2008.