La quinta edición del festival inaugura la sección FOCO, dedicada a un autor o autora que continúa y renueva el legado del cine por el que el festival apuesta: vanguardia, hibridación de géneros y un claro compromiso humano y político.

Este año la sección está dedicada al trabajo de los directores chilenos José Luis Sepúlveda y Carolina Adriazola, una obra inédita, vibrante y transgresora que el IBAFF presenta en muestra retrospectiva, la primera de este tipo en España.

La rebelión de los cuerpos

(El cine de José Luis Sepúlveda y Carolina Adriazola)

Eloy Enciso

Después de Mamma Roma, segundo largometraje de Pasolini donde relata los esfuerzos de una ex-prostituta de extrarradio por conseguir que su hijo salga de su barrio y progrese de clase social, Pasolini admitió que el gran error que cometió en esta película fue pedirle algo imposible a su amiga y actriz Anna Magnani: que encarnara el cuerpo de Mamma Roma, mujer de clase social baja, lugar al que Magnani nunca había pertenecido. No importó que Anna Magnani fuera una mujer de gran compromiso político, Pasolini contradijo en su segundo film una máxima cinematográfica que él mismo desarrollaría ampliamente en su carrera y que le emparenta con algunos de los cineastas más admirados de la historia del cine: el retrato fiel de la clase popular –el trabajador, el obrero, el habitante de extrarradio-, pasa necesariamente por plasmar (la política de) sus cuerpos. Bresson, Pasolini, Straub-Huillet, Pedro Costa y algunos otros autores han mostrado en su cine cómo los cuerpos de las clases menos privilegiadas expresan –precisamente por ser al mismo tiempo fuerza motora y receptora de sus consecuencias- todas las contradicciones del sistema.

José Luis Sepúlveda y Carolina Adriazola, protagonistas del FOCO de este año, pertenecen a este selecto linaje de autores cuya obra pivota alrededor de esta idea central. Representan las contradicciones de su tiempo –el Chile contemporáneo en su caso- a partir de los cuerpos que habitan los márgenes, el lugar donde invariablemente golpea esa Historia con mayúsculas de la que los protagonistas de su cine participan en calidad de olvidados.

En un análisis superficial, la rabia contenida en su mirada y personajes podría parecer una calculada apología de lo sucio, un coqueteo estético y banal con la estética de la pobreza. Este cine surge, sin embargo, de una sensibilidad que se subleva ante la impotencia de ver/sentir la violencia sobre los desposeídos. Planos temblorosos cargados de desasosiego, contradicción entre determinación e impotencia, que son devueltos como bofetada en la cara del espíritu pequeño-burgués y bien pensante. Adriazola y Sepúlveda hacen cine contra el paternalismo burgués de los centros de consumo cultural y el maniqueísmo de buena parte del cine social. Imágenes para trascender el determinismo de clase, que luchan por desarticular las categorías binarias que perpetúan los privilegios y la desigualdad y que una gran parte del cine establecido reproduce: hombre y mujer, bello y feo, rico y pobre, moral e inmoral, centro y periferia, ficción y documental.

- A la gente pobre no se le puede mentir.

- Pero la gente pobre sí puede mentir. Para conseguir cosas.

Este diálogo entre las dos protagonistas de Mitómana (Chile, 2011), primer largometraje en conjunto de Sepúlveda y Adriazola, muestra cómo en un mundo marginal y hostil, los protagonistas de su cine deben inventar personajes para salir adelante o, simplemente, para no volverse locos. Sin oportunidad de participar de las promesas de progreso y bienestar que el epicentro de las grandes ciudades practica (esas ficciones de centro de ciudad) la auto-ficción aparece como espacio de verdad y estrategia de supervivencia. Parte de su cine podría leerse como una versión actualizada de la tradición literaria de la picaresca: Lazarillos y Buscones, personajes barrocos tan cómicos como patéticos, que necesitan mentir para trascender su realidad y seguir adelante, como apuntaba el crítico Álvaro García. Una mentira, eso sí, que como muestra este género literario y parte de su filmografía, debe ser coherente con el estrato social en el que se inserta para cumplir una función integradora.

Con escasos medios, tecnología accesible y una visibilidad alcanzada sin promoción comercial demuestran que, como siempre que hablamos de cine con verdadera voluntad transformadora, en Adriazola y Sepúlveda el qué y el cómo son complementarios. Desvelan los discursos falsamente progresistas o las propuestas reservadas para una élite estética. Con su cine y su forma de defenderlo muestran una conciencia muy crítica de la función apaciguadora que ejercen ciertas prácticas estéticas del cine contemporáneo.

Movimientos violentos de cámara, jump cuts y ausencia de transiciones; el cuestionamiento de los lugares comunes del lenguaje fílmico, en especial del “realismo social”; hibridación constante de géneros lejos de la ironía o la posmodernidad cool; un juego constante con los límites de la representación –personajes ficticios insertados en un contexto real y personas reales transformadas en personajes de ficción-; rodajes improvisados en lugares públicos con monólogos-confesiones de ambigua naturaleza fílmica pero de gran carga emotiva; improvisaciones con actores en situaciones llevadas hasta el límite de lo grotesco; un retrato nunca piadoso de sus protagonistas donde la cámara adopta un papel doble de juez y guía de los protagonistas y, en definitiva, una narración que apela al espíritu crítico del espectador sin imponer una posición moral, son algunas de las características de su propuesta cinematográfica.

En contra de la idea mercantilista y apaciguadora del arte, los trabajos de Adriazola y Sepúlveda se engloban en la tradición del cine humanista y político, entendida esta última acepción en el sentido etimológico: el ordenamiento de la ciudad o los asuntos del ciudadano, cómo éste resuelve los problemas que plantea la convivencia colectiva en un espacio común.

PROGRAMA

MITÓMANAmitómana 2

[CHILE | 101′ | 2009 | COLOR | ESPAÑOL]

DIRECCIÓN: CAROLINA ADRIAZOLA, JOSÉ LUIS SEPÚLVEDA

SINOPSIS: Nora Díaz es una actriz obsesionada por actuar y mentir enfermizamente. Viaja hacia sus obsesiones probando sus personajes en la realidad, en la calle. A través de ellos, observa y escucha las invenciones conscientes e inconscientes de una sociedad, la chilena, donde la verdad y la mentira se confunden.

AZTLÁNatzlan 2

[CHILE | 25′ | 2009 | COLOR | ESPAÑOL]

DIRECCIÓN: CAROLINA ADRIAZOLA

SINOPSIS: Una mujer quiere ser hombre. Un hombre quiere ser mujer. Una amistad y un intercambio unidos por la soledad y el anhelo de pertenecer a algún lugar, dentro o fuera de la sociedad chilena.

VASNIAvasnia

[CHILE | 30′ | 2007 | COLOR | ESPAÑOL]

DIRECCIÓN: CAROLINA ADRIAZOLA

SINOPSIS: En Valparaíso los índices de pobreza son muy grandes. Vasnia y su hija Javiera luchan contra su inevitable realidad. Ambas esperan que Jaime, padre de la niña, salga de prisión, pero no saben cuál será su destino con esta inevitable presencia.

EL PEJESAPOpejesapo 2

[CHILE | 98′ | 2007 | COLOR | ESPAÑOL]

DIRECCIÓN: JOSÉ LUIS SEPÚLVEDA

SINOPSIS: Daniel SS es un personaje desadaptado, que tras un suicidio fallido emprende la travesía de vuelta a su vida, desde el Río Maipo hasta el centro de Santiago. En este recorrido no descubre ninguna emoción que restrinja la decisión de terminar con su existencia.

SANTIAGOcorto santiago

[CHILE | 8′ | 2013 | COLOR | ESPAÑOL]

DIRECCIÓN: JOSÉ LUIS SEPÚLVEDA

SINOPSIS: A través de imágenes de archivo de paisajes, pruebas de robots humanoides y registro de fuegos artificiales, oímos testimonios de presos de la cárcel de Santiago 1. Voces que reflexionan sobre la libertad y los sueños tras las rejas.